Categorías
Arqueología Histórica

El análisis osteológico de los héroes patrios de México

A pocos días de celebrar el 200 aniversario de la consumación de la independencia de México, no podemos dejar de recordar las fiestas celebradas en 2010 sobre el bicentenario del inicio del movimiento independentista. Para algunos, pasó desapercibido la exhumación de los héroes patrios para su análisis y conservación con motivo de la conmemoración patria. Es por eso que hoy trataremos de abordar brevemente las sorpresas que trajo este análisis.

¿Qué pasó después del fusilamiento?

Desde el fusilamiento hasta su funeral fastuoso en 1823, los cuerpos de 9 héroes patrios estuvieron separados y esparcidos en diferentes partes del país. El 1 de septiembre de 1823, los restos de Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez partieron de Guanajuato a la Ciudad de Mexico. El 17 de septiembre, se celebró el mayor funeral solemne que se haya tenido y los restos fueron alojados en la Catedral Metropolitana. Durante los posteriores años, se recolectarían los demás restos de los actuales 14 que se tienen evidencia.

Cabezas de Aguila: 16 de Septiembre, 1925. Traslado de los restos de  Hidalgo a la Columna de la Independencia.
Fotografía del traslado de las urnas donde descansan los cráneos de Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez – Cabezas De Aguila

No fue hasta 1923, que se comenzaría a adaptar el Monumento a la Independencia para que pudiese fungir como mausoleo de los restos patrios. En 1925, los restos fueron trasladados de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Mexico al Monumento a la Independencia. Este último traslado fue narrado por el periódico nacional “El Universal” y se encuentra en su archivo digital.

Si bien, este artículo no aborda el trato recibido de los “restos mortales” de los héroes de la nación, existe un articulo elaborado por Vázquez Mantecón donde ella narra con lujo de detalle toda la historia de estos. Desde el paradero de los cuerpos de Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez, hasta las decisiones ejecutivas del gobierno independiente y la construcción de identidad nacional.

El análisis de las osamentas

Para efectos de la celebraciones del bicentenario de la independencia en 2010, se decidió restaurar de manera preventiva los restos óseos que yacían en el monumento a la independencia desde 1925 y dicho sea de paso realizar una análisis detallado de estos.

No obstante, durante todo este proceso, tanto medios como científicos pusieron en tela de juicio la certeza de que los restos que han descansado por casi un siglo en el Monumento a la Independencia sean legítimos. Esto debido a que, desde su fusilamiento hasta 1823 la evidencia histórica sigue siendo confuso y llena de misterios. Sumado a esto, durante un siglo los restos fueron olvidados y sin cuidado mínimo bajo la Catedral Metropolitana.

Durará tres meses análisis de restos de 12 insurgentes
Fotografía del traslado de las urnas en 2010

Aun con esto, la investigación aclaró que el objetivo principal del estudio no era verificar la legitimidad de los restos. Mas bien, el objetivo era realizar un inventario y garantizar la preservación de estos restos de manera detallada. Dicho esto, la identificación partió de comparar el sexo, estatura, y edad de los héroes con los encontrados en las urnas.

El estudio producto de esta intervención fue llamado “Los restos de los héroes en el Monumento a la Independencia“, consta de 600 hojas y publicada en dos tomos; el primero detalla el estudio histórico de las reliquias, coordinado por Carmen Saucedo Zarco; el segundo, coordinado por Lilia Rivero Weber y José Pompa y Padilla, describe la conservación y restauración, así como los análisis de antropología física.

Mariano Matamoros ¿Trans?

Si bien la mayoría de osamentas encajaron con los perfiles históricos, un caso singular a mencionar es la osamenta correspondiente a Mariano Matamoros, que según el equipo de antropólogos físicos del INAH apuntaban a una mujer de la misma edad y estatura aproximada de la mano derecha de Hidalgo. Este hecho, despertó teorías sobre que posiblemente este personaje histórico haya sido una persona trans.

Según el historiador Carlos María de Bustamante , Mariano Matamoros era un hombre delgado, de estatura baja de 1.50 m y murió a los 44 años. La osamenta coincide en estatura, edad y no se tiene registro de que Matamoros se haya dejado ver desnudo. Por lo que no existe evidencia aun para comprobar o negar esta teoría.

Algunos investigadores apuntan a que la tumba del estratega independentista fue saqueado y se depositaron huesos de otra persona arbitrariamente.

Nicolás Bravo ¿tenia sífilis?

Nicolas Bravo.jpg
Retrato póstumo de medio cuerpo de Nicolás Bravo, presidente de México – Wikimedia

La osamenta que correspondería al tres veces presidente Nicolás Bravo, q fuerte traumatismo, con regeneración del tejido óseo en la parte media del parietal derecho, producido por un instrumento contundente, y de encontrar rastros de osteoartritis“.

De igual forma se pudo observar “un cuadro infeccioso característico de una treponematosis (sífilis), enfermedad crónica, sistemática e infecciosa, capaz de provocar destrucción de tejidos e inflamación crónica en casi todos los órganos del cuerpo humano, incluyendo el tejido óseo, en etapas muy avanzadas“. Además, “se aprecian huellas de venas en la cara externa de la tibia, lo que indica que tenía problemas de circulación en las piernas“. Medía 1.66 metros.

Leona Vicario ¿Con sobrepeso?

Leona Vicario Mayor.PNG
Oleo sobre tela de Leona Vicario, Heroina de la Independencia de Mexico y Madre de la Patria Mexicana – Wikimedia

Los especialistas apuntaron que la osamenta correspondiente a la Madre de la Patria contiene rótulas con ligeras marcas de actividad en el epicóndilo medial, ocasionado por cargar el peso del cuerpo, esta característica es indicador de que la persona en vida tenía sobrepeso.

Ambas piernas presentan huellas de periostitis lo cual apunta a que tenía más apoyo del lado izquierdo, a causa de soportar un sobrepeso. Las marcas de actividad en los huesos de los pies confirman lo anterior y delatan que la mujer realizaba caminatas a través de largas distancias.

Vicente Guerrero ¿No podía mover un brazo?

10 de agosto de 1782, natalicio del General de División Vicente Guerrero  Saldaña. | Secretaría de la Defensa Nacional | Gobierno | gob.mx
Retrato de Vicente Guerrero, que curiosamente, siempre fue retratado en posición “napoleónica” con su brazo en 90 grados. –Wikimedia

Los restos al interior de la urna corresponden a Vicente Guerrero, se encontró un individuo adulto medio (45 a 50 años de edad), de sexo masculino. Entre los procesos patológicos se determinó que sufría una deficiencia de hierro, ya sea por falta de ingesta o por enfermedades infecciosas gastrointestinales.

Las heridas de guerra están presentes en los restos: “En las costillas izquierdas se aprecia un fuerte traumatismo por un instrumento punzo cortante, que ocasionó la fractura de la tercera, cuarta, quinta y sexta en su tercio distal, Lo cual causó el desprendimiento y desplazamiento de éstas hacia la parte baja de la caja toráxica, generando una mala consolidación, que muy probablemente le provocaba en vida problemas de movilidad, así como dificultades respiratorias”.

Se describe que ese fuerte golpe afectó la parte posterior del codo derecho. “principalmente en la parte dorsal del cúbito, donde recibió el impacto, fracturando en dos esta región anatómica”.

“Esta lesión se produjo en una acción de defensa al levantar el brazo para protegerse, esto ocasionó una fractura mal consolidada en la parte distal del húmero y en la proximal del cúbito, afectando la articulación del codo, donde se ve perturbada también la cabeza del radio, los tres huesos ‘soldaron’ de tal manera que el brazo quedó en un ángulo de 90 grados, sin tener movimientos de flexión–extensión”, concluye el informe.

Conclusión

Como hemos podido observar, la arqueología y los análisis osteológicos de la antropología física pueden poner en jaque la retorica histórica. Sin embargo, debemos tener cuidado cuando proponemos o llegamos a conjeturas basados en contextos o evidencias que han sido modificado a lo largo del tiempo. Es por esto ultimo (o al menos es pensable), que el equipo de trabajo del proyecto de restauración tuvo sus reservas a “legitimar” las osamentas y se adhirió a un rubro mas propiamente científico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *